Texto juicio en el fondo del mar

Juicio en el Fondo del Mar

y

Entierro del Besugo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Peña “Los Rayitos”

 

 

Juicio en el Fondo del Mar

 

Cuatro pregoneros, Parrandistas, subidos a sendos pedestales y situados entre el público, anunciarán el inicio del Juicio en el Fondo del Mar. Los parrandistas son iluminados por turnos.

El escenario permanecerá con el telón cerrado y a oscuras.

 

Primer Parrandista

 

 

Según anuncia una radio

en los profundos del mar

se ha armado una zarabanda

que ha dado mucho que hablar.

 

Pues dicen que si un besugo

que es ahí un pez influyente

de una sirena inocente

locamente se ha prendado.

 

Y el Besugo enamorado

el equipaje ha liado

y a la Sirena ha raptado.

 

Neptuno, Dios de los mares,

hondamente contrariado

el asunto ha encomendado

a un verdel que es abogado.

Y mil pleitos se ha ganado,

todos en el mar salado.

 

Para sustanciar el pleito

el abogado ha dispuesto

abrir una información;

 

desde el pez más diminuto

hasta el muergo más astuto

prestará declaración.

 

El juicio tendrá lugar

en el hueco de una roca

y adornado con marlotas

esponjas y algas marinas.

 

ßSegundo Parrandista

Cuatro sirenas divinas

el tribunal formarán

y uno por uno los peces

ante tan severos jueces

y al punto desfilarán.

 

De la defensa del reo

por lo visto se ha encargado

un ilustre salvareo

que es espinoso y letrado.

 

Actuará en las diligencias

y en plan de procurador

un pez de mucha experiencia

llamado el pez volador.

 

Del orden de este local

con seriedad extremada

se encargará muy formal

un enorme pez espada

 

Dos mil trescientas lubinas

mandadas por un luciato

armadas con carabinas

formarán el aquel acto.

 

Y les están encomendadas

las funciones de bedel

a dos activos lenguados

y a un elegante pajel.

 

Los porretanos y barbos

de jurado actuarán

y al reo con sus descargos

absuelto declararán

 

ßTercer Parrandista

 

 

Y en la sala, que estará

de fijo, de bote en bote,

supongamos se hallará

de guardia un cancaricote.

 

Y por orden riguroso

desde el delfín hasta el baboso

declaración prestarán:

 

sapopeces, calamares,

jibiones, truchas,

palometas, relanzones,

luciatos, jibias y sulas,

meros, rodaballos, julias,

salmonetes, cabrachos,

congrios, ballenas, escachos,

merluzas, bocartes, sardinas,

bonitos, taurones,

tembladeras, tiburones,

porretanos, chaparrudos,

panchos, lampreas, picudos,

brecas, babosos, tencas,

pintacolas y durdos.

 

ßCuarto Parrandista

 

 

También comparecerán

a prestar declaración

una caila y un cailón,

llampas, abacantos,

cangrejos de mar y muergos,

mielgas, truchas, langostas,

tacotas, carpas y ostras.

 

Y si por el tribunal

se formula alguna queja

de manera muy formal

lo resolverá la almeja.

 

Y ahora al público rogamos,

que se arme de paciencia,

pues muy pronto la sentencia

el tribunal dictará.

 

Pues de seguro otra radio

de mucho menos consumo

a las naciones del mundo

el resultado dará.

 

Se abre el telón...

En escena, Neptuno al centro rodeado por sus cinco Sirenas. El resto del escenario permanece vacío. Neptuno da comienzo al Juicio.

 

 

 

 

ßNeptuno

 

 

Traed a ese besugo insensato

que ha raptado a mi sirena.

 

Como me llamo Neptuno

dios de la mar serena,

que le haré pagar el mal rato

que pasé con su faena

 

Cuatro Lubinas escoltarán al Besugo en presencia de Neptuno. Situarán al reo en la plaza, a los pies del tribunal, delante del público, y se quedarán a su lado custodiándolo.

 

Forma el batallón, Luciato,

pez de roca escurridizo.

No quiero esperar más rato,

que se riza más el rizo.

 

Entran Luciato y cuatro Lubinas. Dos se quedan, una en cada ábside del escenario, el resto se va de escena por el lado derecho y espera (mas adelante deberán salir para apresar al jibión).

 

 

 

Cubre bien la canal

con tus dos mil trescientas guerreras,

desde la roca "La Morena"

hasta la "Punta del Olivar"

vigila bien mis fronteras.

¡Que esté quieta la Bahía

que esta mar... es mía!.

 

Si veis a Cañarte, cuidado,

Que aunque pequeño es un lince,

y pescando jibiones a su lado,

no le hay igual según se dice.

 

Y vosotras, mis lubinas,

con Ángel, el del Dueso, ¡ojo!

que ese no es manco ni cojo,

os mira de reojo,

y vaya... ¡lubina a mojo!.

 

¡Que ya no entre nadie en la sala!

¡Que no se mueva el reo!

Que diriman este asunto

el Verdel y el Salvareo.

 

Entran el Verdel y el Salvareo, hacen la reverencia y se quedan hasta el  final situados el verdel a la derecha de Neptuno y el salvareo a su izquierda. Hablarán micrófono en mano

 

ßVerdel

 

Aquí estoy presente.

Después de haber sorteado, no sin suerte,

los aparejos del "Ermita"

y los vientos del nordeste.

 

Yo estudié mi carrera

en los caladeros del Este

y después de nadar un buen trecho,

me licencié en derecho

en un día de Sureste.

 

Neptuno me ha encomendado

que ataque sin piedad

a un Besugo enamorado

que ha raptado a una deidad.

 

Y difícil lo va a tener el reo,

pues tal y como yo lo veo

no lo saca de este enredo

ni el astuto Salvareo.

 

Entrega el micrófono al Jibión que está escondido

ßSalvareo

 

Este Besugo inocente

de mucha escama y poca vista

en mi ha confiado su suerte,

creyéndome un buen jurista.

 

Yo estudié mi carrera

entre la Machina y San Martín;

recorriendo la Escollera

he marcado un hito

y he salvado del anzuelo

al pez grande y al pez chico.

 

Desde Ancillo hasta Laredo,

huyen de mi temerosos,

Argoñeses y tiñosos.

 

Este Verdel presumido

me está tocando las... aletas

quisquilloso y relamido

tendrá que andar con muletas.

Parece no saber, el muy tuno,

que entre la arena me escondo;

el momento oportuno esperaré

y hasta lo más profundo

mi aguijón venenoso le clavaré.

 

Este Verdel engolado,

si hablando con gran finura,

el juicio quiere ganar,

en la Casa de Cultura

se tendrá que doctorar.

 

ßNeptuno

A ver, elegante Pajel,

De color un tanto fino,

Acomoda al personal,

reparte entre todos vino

y trae el Código Penal

que sentenciará al cretino.

 

Entra el Pajel con el Código Penal, sirve el vino y se queda en escena situado junto a la entrada izquierda.

 

Lenguados de playas cercanas

haced pasar al Jurado.

 

Entra el Jurado formado por lenguados, porretanos y barbos.

 

 

Que se atusen las escamas.

Que se suban al estrado,

y no se anden por las ramas

sentenciando al encartado.

 

Conciudadanos!. Señores de esta sala,

¡Silencio!, que esto es un rito.

va a dar comienzo este Juicio.

¡Con la declaración del Bonito!

 

Neptuno irá llamando a declarar a todos los peces, que irán entrando por el lateral derecho (visto desde el público). Harán una reverencia a Neptuno y se dirigirán al micrófono central donde declararán, viéndose el pez de lado y no de frente. Tras su intervención se retirarán alternativamente a cada uno de los ábsides del escenario. Durante la interpretación es importante gesticular visiblemente con brazos y manos.

ßBonito

 

Cerca del banco "El Pitorro",

no sé si fue esta mañana,

vi una pareja lejana

¡dándose morro con morro!

¡vamos, que era el despotorro!.

Cuando más cercano estaba,

y casi los conocía,

un Jibión inoportuno

que de una guadaña escapaba

lanzó una gran chorretada;

de tinta, los ojos me rocía

y ya no tuve ocasión

de ver lo que se cocía.

 

El Jibión que estaba escondido, aparece por sorpresa e increpa al Bonito

 

ßJibión

 

¿Qué fisgarías tú?,

¡que de bonito no tienes nada!

¿Quién te llamó a este rincón?.

¿Qué te importa lo que hacían la Sirena y el Babión?.

¿Quién te ha llamado a este entierro?

Curioso, aprendiz de torpedo,

pequeñito y tomatero.

 

 

ßNeptuno

 

¡Ehhh!... ¿Qué hace ahí ese Jibión intruso?

 

Entra el Luciato y dos lubinas a detener al Jibión

 

Insolente. Magano.

¿Quién te dio licencia para entrar en la sala?

sal de aquí de inmediato, ¡enano!.

o te atravesará el Pez Espada.

 

¿En qué piensan tus guerreras, Luciato?.

¿Qué pinta un Jibión en este acto?.

Como no pongas más cuidado,

como no controles la entrada,

como observe una nueva interrupción,

te quedas un mes sin ración

y te degrado ipso facto.

 

ßJibión

 

                                   No te pongas así, Neptuno,

¡Oh Rey de todos los Mares!

pues hay muchos calamares

que son más chicos que uno.

 

Si necesitas graduarte la vista,

vete al oculista;

pues de enano, no tengo nada;

mi figura es alargada,

mis tentáculos son grandes

 

y soy plato de primera

en los buenos restaurantes.

 

ßNeptuno

 

Está bien mis lubinas, dejadle continuar,

A ver lo que nos tiene que contar.

 

Se retiran las Lubinas y el Luciato

 

ßJibión

 

Muchas gracias, Neptuno...

 

y tu Bonito, ¿Que has dicho?

¿que la tinta la tiré yo?.

Habrá sido una Jibia amiga,

muy cachonda y regordeta,

que al ver cómo te azorabas

y tu pulso se alteraba,

ni corta ni perezosa

te lanzó su chorretada!.

¡Ja, ja, ja!.

 

ßBonito

 

Ríe, ríete, cefalópodo cabezón y tonto,

que tu no lejos estabas,

que vi como te embobabas

y como un cabracho te ponías

cuando el Besugo rozó sus escamas

y ella le decía:

"Besugo, Besuguito, Besuguillo,

dame un beso de tornillo".

 

ßJibión

 

¿Viste que cachonda la tía?

Cuando más confiado el Besugo estaba.

Cuando más enamorado parecía.

Cuando la faena comenzaba.

Le dio un bofetón al muy chato

y dijo: ¡No seas tan atrevido, guapo!

 

 

ßNeptuno

 

Ay que pena...

 

¡Vaya par de tunantes!

¡Vaya par de cretinos!

 

Me recuerdan a los mirones de antes,

que en la arboleda del Parque se escondían,

cual furtivos el Pasaje asediaban

y si alguna pareja encontraban

morreándose en lo oscuro,

miraban con ojos saltones

por ver si alguien se quitaba

las bragas o los calzones.

 

Aay… ¡Qué inoportunos!, ¡qué majaderos!.

Por la cola del gran Barbado

la Paparda, ¡que suba al estrado!.

 

Mientras se retira, el Jibión devolverá el micrófono al Verdel y se colocará en el ábside derecho.

Por la puerta entrará la Paparda para declarar.

 

ßPaparda

 

 

Yo los vi algo más abajo

junto a "la Mordejonera"

y ella, con gran desparpajo

le besaba, ¡y de qué manera!

 

                                                 ßNeptuno                        

 

¿Qué dices insensata?

¿Que mi Sirena le besaba?

 

ßPaparda

 

No sé si era Sirena o Langosta

quien de alegría cantaba,

pero su amor le entregaba

a un Besugo. Allá en la costa.

 

ßNeptuno

 

Está bien... de momento a nadie culpo,

Pero… que declare el Pulpo.

 

ßPulpo

Con emoción y un suspiro

oí una voz que decía:

"esta Sirena ha de ser mía,

por sus escamas respiro.

 

En el momento oportuno

a otros mares marcharé

y mi amor la entregaré

aunque se oponga Neptuno".

 

ßNeptuno

 

¿Eso decía el muy tuno?

 

ßPulpo

 

por mis garras te lo juro.

eso decía, Neptuno.

 

 

ßNeptuno

 

¿Tú también lo escuchaste Ballena?

 

ßBallena

 

 

Sale a escena la Ballena. Hará la reverencia a Neptuno y se situará frente al micrófono. Comenzará soplando suavemente al micro, imitando su respiración.

 

Yo lo escuche también

cerca de la punta de "la Mula"

pero no oí muy bien

si lo dijo un Besugo, un Pulpo o una Sula.

 

 

ßNeptuno

 

¡Voto a la infernal galerna!

¿te burlas de mi Ballena?

 

ßBallena

 

¿burlarme dices?

¡esto tiene narices!

te juro por mis varices

que mayor verdad no dije.

 

ßNeptuno

 

¡Por el gran Tritón!,

que declare el Tiburón.

 

ßTiburón

 

 

Salí huyendo del Pacifico, ¡qué ironía!

como alma que lleva el diablo,

pues la mar parece un “guano”

y no hay más que porquería.

 

 

Busqué aguas más tranquilas

y tras recorrer muchos mares

aparecí por estos litorales.

Y no sé si tendré que salir corriendo

pues los países comunitarios,

que tanto defienden sus caladeros,

sus residuos radioactivos

al Atlántico están vertiendo.

 

Me dolían ya las agallas de hambre

y frente a la peña de "el Fraile" me paré

pues me dio como un calambre

cuando al Besugo avisté.

De mi presencia, ni cuenta se daba.

Y casi le pego un mordisco

cuando a la Sirena abrazar intentaba

y ella le pegaba un pellizco...

 

ßNeptuno

 

Cara le saldrá la sobada.

Venga!... ¡que declare el Pez Espada!

ßPez Espada

 

Me adentré en la bahía

y asustado me quedé.

Trasmallos de ría y ría

traínas y alguna red.

 

¡Qué indecencia!

hasta debajo de la machina pescan.

¡Qué insolencia!

los responsables, al parecer, no les multan

y dicen las malas lenguas

que es porque los... eso.

 

 

¿Será verdad?

no lo creo...

Como decía Santo Tomás,

"si no lo veo..."

 

No vi Besugo, ni Sirena, ni nada

pues tan enojado estaba

viendo como arrastraban caloca, fango y garma

que me dieron ganas de usar mi espada

contra quien destroza mi bahía amada.

 

ßNeptuno

 

Me agrada tu parrafada

apuesto Pez Espada.

 

Hay que luchar

contra los que destrozan nuestro entorno

y aprueban la bajeza y el oprobio.

 

¡Que declare ahora el Gobio!

 

ßGobio

 

Enfadado vengo. Neptuno, ¡qué agobio!

baboso me llaman los hombres

igual que al caracol sabroso,

arrastrado, cornudo y mocoso;

que adornado con salsas

y guarnecido de jamón, nueces y especias

le ponen con buen vino a la mesa

y le dicen ¡a la santoñesa!

babosos ellos Neptuno. ellos son los babosos!

 

Los que se arrastran temerosos

ante el favor de los poderosos.

Los que se ríen del necesitado

y babean suplicantes al adinerado.

Babosos, aquellos que en favor de la comodidad,

no denuncian situaciones

y se pasan la justicia por los... talones.

Los que dan libertad al delincuente

para que violen y asesinen ángeles inocentes.

 

 

Babosos, los que dan protección al que especula,

los que se ríen de las leyes y amasan gran fortuna.

 

Los que con la droga emponzoñan

a la juventud de Santoña.

 

Los que contaminan tierra, aire y mar

para luego enriquecerse a costa de los demás.

 

Vosotros, depravados poderosos.

Vosotros, ¡vosotros sois los babosos!.

 

ßNeptuno

 

No te agobies tanto Gobio

pues el Gobio que se agobia

puede transmitir más odio

que la misma xenofobia.

 

Comparto tu enojo, amigo,

y hago causa contigo.

Los Humanos ¡qué especie tan rara!.

Insolidarios, egoístas y asesinos

destruyen buques, envenenan ríos,

Crían gérmenes, nuevas enfermedades,

buscan remedios ¡qué contrariedades!

¿estarán ciegos? ¿serán normales...?.

 

No te molesto más, Gobio majo,

creo que no estás en situación de resolver este empacho.

Que declare el Cabracho.

 

ßCabracho

 

Si aparece Pedro “Ñero”

no me ocupo de amadas ni amantes,

pues ante tan experto botero

lo mejor es correr cuanto antes.

                                                                                                

Yo no me entero de este lió

si a Cuco avisto, no me fió;

si logro despistarle, respiro

y me escondo en la boca del rio.

 

 

ßNeptuno

 

¡Vaya chapuza!

Venga... que declare la Merluza.

 

ßMerluza

¡Ay! Neptuno querido

¿qué quieres que yo te diga?

no te sientas tan herido

que el asunto tiene miga.

 

Estoy en tu misma situación

pues la Sirena es mi amiga

y el Besugo mi querido

y por más que yo le digo

no quiere venir conmigo.

así es el muy bribón.

 

ßNeptuno

 

Bueno, no empero, que declare el Mero.

 

ßMero

 

¡Vaya lió amigo mío!

¡vaya cirio se ha montado!

yo, que del amor me rio,

no sé que hago aquí citado.

 

por "El Jorge" subí,

por "La Redonda" bajé,

a la Sirena no vi

ni al Besugo avisté.

 

Tras sortear un trasmallo

a esa Merluza ligué

junto al Faro del Caballo;

 

Tiene algo que no comprendo,

me recuerda a una tartaja,

cuando habla no la entiendo.

Y, en confianza, la encontré otro fallo:

cuando le da a la cazalla,

me pega en el morro un tufo,

que chico... ¡yo me desmayo!.

 

ßMerluza

 

¿Qué dices tú borrachín,

qué yo le doy a la cazalla?

¡no te pases de la raya!.

Muchas veces yo te vi

donde antes se encontraba

el Balneario de San Martín

empinando el porrín,

servido por Benjamín.

 

Además, ¿qué pasa?.

Una la vida se endulza

y porque me vean doble

le pego al trinqui un redoble

y vaya otra merluza!.

 

No es cierto que mi querido sea el reo,

pero... ¿qué hacer?

me va el lió y el enredo

y aunque es grandote y feo

a mí me gusta más... el Mero.

 

Merluza y Mero, se dan la mano enamorados, y se retiran juntos, al ábside derecho del escenario.

 

ßNeptuno

 

¡Voto al gran Cachalote!

¡vaya pareja!

él, un conquistador y ella, una pelleja.

 

Está bien, Don Juan del mar,

vete con tu amigueja

y que suba la Julia a declarar.

 

ßJulia

 

 

Quiero decir a este jurado astuto

y ante esta corte imponente

que para solucionar este asunto

me siento del todo impotente.

 

Iba nadando en la ría

y vi a una pareja enamorada,

mas... no pude fijarme en nada,

pues Pituco, "el zorro de la bahía",

me impidió descubrir la jugada.

 

Mira que es sagaz el tío,

no olvida ni un caladero.

De él ni una escama me fió

pero menos de Vinagrero

que aprendió sus trucos de crio

y hoy es un astuto botero.

 

ßNeptuno

 

Si señora, son dos boteros con arte.

ahora que suba a declarar el Bocarte.

 

ßBocarte

 

Poderoso Neptuno, Dios de los mares

con tu venia quiero utilizar este estrado

para gritar al mundo mi situación

y dejar bien patente mi estado.

 

Recuerdo aquellas primaveras

en que vestíamos el Cantábrico de plata

y desde Guipúzcoa hasta Galicia

de marineros y terreños

éramos sustento y delicia.

 

Pero comenzaron a atacarnos

sin piedad. con avaricia. sin control,

cegados por la codicia.

 

Cada vez son más profundas las redes

y un momento llegará,

si no se controla la pesca,

que mi especie se agote

y nos pase como al Pancho

o como al Aligote,

pues con tanta red en la ría

ya no hay quien les vea el bigote.

 

Cada vez es más difícil mi sino,

tengo claro mi destino

Enlatado con mucho esmero

y vendido por el mundo entero;

y en tarros de cristal

muy cerca de "la Machina"

me venderán a los turistas

Puerto, Pili ó Tiva.

 

ßNeptuno

 

Tienes razón Bocartillo;

no piensan los pescadores,

que si no se regula tu pesca

y la de otras especies menores,

un día fallará la despensa

y serán los perdedores.

 

Creo que no sabes nada

que aporte luz al caso.

Continuemos con la velada,

que ya vamos con retraso

 

Chicharro!, no te hagas el holgazán

y ven aquí de inmediato

o tus escamas caerán

en manos del Luciato

 

ßChicharro

 

Me dicen feo, vago y lento

aunque del pescador soy el sustento

pues me dejan sin aliento

tanto en el solsticio como en el adviento

 

Ya cuando el gran Pepín “la voz del mar”

anunciaba buen tiempo para salir a faenar

en el bajo o el cabezo me tenía que ocultar

pegadito bien al suelo para el recello salvar

 

En el cabezo de Laza me escondía

cuando vi dos siluetas que airosos discutían

El clamaba por hacer público lo suyo,

ella lo amenazaba con dejarle “por capullo!!”.

 

murmullo generalizado en la sala

 

Silencio en la sala… Silencio!

Que ya me estoy quedando lerdo.

Venga, ¡Que declare el Muergo!

 

ßMuergo

 

En la punta de "la Arenilla" yo estaba

cuando la Sirena pasó junto a mí.

Andrés Coterón me atajaba

y a su acompañante no vi.

 

Tuve que meterme al agujero,

pues si espero ver a la mozuca

me ataca con su morguero

y me deja sin pichuca.

 

ßNeptuno

 

Vieja y venerable Tortuga

de aguda inteligencia,

dime por tus arrugas si ese Besugo,

utilizando maliciosamente su influencia,

raptó y amó a mi sirena... el muy tarugo.

 

el pajel ayuda a la tortuga a llegar al estrado y luego se retira

 

ßTortuga

¡Ay!... con lo vieja y achacosa que yo ando

mal me he visto para subir al estrado,

por eso, con su venia  Neptuno,

declararé lentamente, si lo crees oportuno.

 

ahora hace su reverencia la Tortuga; Neptuno la dará permiso

 

Conozco este viejo rincón de Cantabria

desde hace muchos, muchísimos años.

he visto vivir y luchar en sus aguas

a los valientes Cántabros,

a los Romanos que los dominaban con rabia,

a los Normandos fieros y bravos.

a los Godos que llegaron bordeando los ríos

y a Hérulos despiadados y fríos.

 

He visto en fabulosos navíos

a reyes que a esta bahía recalaban.

a un obispo que con gran flota

esta costa saqueaba

y con tesoros y sangre en las manos

a Francia regresaba.

 

También he visto a "la Gallega"

surcar alegre la bahía

y salir del abra airosa

camino de Andalucía,

para al mando de Juan de la Cosa

tomar por nombre "Santa María".

 

¡He visto tantas y tantas cosas!

y más que espero ver...

gracias a Gelín Palomares,

experto pescador de sulas

y gran conocedor de estos mares.

Un buen día me salvo la vida

me cuido y  limpio mis heridas

y con Rodríguez de la Fuente,

Félix, "el amigo de los animales",

me devolvieron la alegría

dejándome en aguas tranquilas

lejos de nuestra bahía.

 

Pero ¿me preguntabas Neptuno,

si el Besugo amó a la Sirena?

si mi memoria no falla,

los vi tumbados en San Martín,

sobre la playa.

Ella... le tenía a raya,

él... él es que daba pena.

Con ojos de locha la miraba,

mientras, el muy tonto, un corazón

en la arena dibujaba.

 

 

ßNeptuno

 

Ya no quedan más testigos

de "Carrancles" a la costa,

así que para resolver este asunto

que declare esa aburrida Ostra.

 

ßOstra

 

 

¿Aburrida? si, sí.

en mi sitio te quisiera ver.

Me ataca la Zapatera,

el Cervero y la Dorada

¡y no me puedo mover!.

Y por si fuera poca la cosa

los Madrileños y los Vascos me acosan,

y buscándome la perla

¡me tienen como loca!.

 

Así que estoy para amoríos

de besugos y sirenas.

si quieres solucionar estos líos

y evitarte gordos dilemas

deja ya en paz a estos críos

y se acaban tus problemas.

 

 

ßNeptuno

 

Ya llegamos al final,

que se explique el señor Fiscal.

 

ßVerdel

 

Con toda mi sabiduría y sapiencia,

con toda mi gran experiencia

y aún aplicando mi gran ciencia

no puedo condenarle en conciencia.

 

Los cargos no son tan claros,

los testigos no coinciden,

es un caso de esos raros

que la libertad me pide.

 

ßNeptuno

 

Abogado de la defensa

toma la palabra, y cuenta.

 

ßSalvareo

 

Está claro gran Neptuno

Dios de los mares, Rey potente,

que no hay maldad en el asunto

y pido seas indulgente.

No ha raptado a tu sirena

según del juicio se desprende

y no debes imponerle pena,

ofenderte, él, no pretende.

 

Debes comprender, Neptuno,

que el amor es como un duende

que en el momento oportuno

a cualquiera se le prende.

 

la Sirena y el Besugo

también tienen corazón,

y aunque él sea un tarugo

ella... ¡ella es un gran pendón!

 

ßNeptuno

Me conmueven tus palabras, carcamal

pero en este asunto, decide el Tribunal.

Este juicio no ha acabado,

que hable un miembro del Jurado.

 

ßPorretano

 

No está clara la cosa, amigo

y aunque no se ha formulado queja,

aún nos queda un testigo:

¡que declare la Almeja!

 

ßAlmeja

 

 

Perdonen por la tardanza

pero antes de hacer la mudanza,

en la canal de Montehano,

pretendía un marisquero

sin licencia y con descaro

sacarme de la marisma

y luego meterme mano.

De casualidad me veis de esta manera,

pues con rastrillo y azadillo

me seguían veinte de Ancillo

para ponerme "a la marinera".

 

Pero... vayamos al caso,

cerca de mi casa, a un paso,

la Sirena le decía al Besugo que le amaba,

y que si Neptuno se oponía. igual le daba.

 

 

Estoy loca por tus escamas, repetía,

por tus ojos negros estoy loca

y si no encontramos casa en la roca

nos haremos una choza de caloca.

 

ßNeptuno

 

¿Han declarado todos los testigos?,

¡Jurado!, es hora de deliberar

que no quiero alargar este delirio

que ya estoy impaciente por sentenciar.

 

Todos los miembros del jurado saldrán de sus estrados, se reunirán formando un círculo, en el centro del escenario para, tras deliberar, emitir el veredicto.

 

ßBarbo

 

Vista la causa y oída la Almeja

no habiendo otra cosa al respecto

y no formulándose queja,

declaramos al reo... Absuelto!.

 

ßNeptuno

 

¡El veredicto está claro!

¡quedas libre, Besugo!

 

ßBesugo

 

Sirena, Sirenita mía

Sirena de mis entrañas

después de tanto suplicio

hoy besaré tus escamas.

 

ßSirena

 

Alto ahí Besugo.

Tus esperanzas son vanas,

antes de besarme, amigo

te van a salir dos mil canas.

Nuestro amor llegó a destiempo

fue un capricho, un canto de sirena.

Para mí fue un pasatiempo,

para ti una irreal quimera.

 

soy libre, Besugo;

tan libre como la estrella

que guía al navegante,

como la gaviota que vemos volar,

como la espuma que escapa a las olas,

como el canto del hombre del mar.

Ni te he amado, ni te amo.

Ni te he querido, ni te quiero.

¡adiós, Besugo!

 

se apaga la luz del escenario y se enfoca al besugo para su despedida final.

 

ßBesugo

 

Adiós Sirena, adiós.

con tu libertad se va mi vida

con mi vida me llevo tu amor

con tu amor me has abierto una herida,

una herida llena de dolor,

un dolor que me quita la vida,

una vida que era tu amor,

un amor que es como una espina,

una espina en mi corazón.

 

El corazón del Besugo comienza a sonar fuertemente para ir apagándose lentamente tras dar su adiós.

 

Adiós Sirena. me muero. adiós!.

 

El Besugo ha muerto y los peces irán abandonando los ábsides; primero pasa la fila de la derecha, se despide del público y sale por la puerta izquierda. Después pasa la fila izquierda, se despide del público y sale por la misma puerta. todos al son de la canción del Besugo.


 

Reparto 2017

 

 

Por orden de aparición...

 

 

Parrandistas

      1... Parrandista uno................................. Ángela López Chagartegui

      2... Parrandista dos........................................ Gabriel Cabiecez García

      3.. Parrandista tres.............................................. María Porras Nieto

      4 Parrandista cuatro..................................... Blanca Álvarez del Río

 

Corte de Neptuno

      5.......... Neptuno......................................... Daniel San Emeterio Nava

      6............ Sirena...................................................... Diana Serrano Nava

      7........ Sirena uno........................................... María Paz Bollaín López

      8......... Sirena dos................................................... Nuria Blanco Lobato

      9...... Sirenita uno........................................... Nahia Laguardia López

      10..... Sirenita dos......................................... Nabora Laguardia López

 

Guardia de Neptuno

      11........... Luciato............................................ Miguel Ángel Argos Vega

      12...... Lubina uno...................................... Jesús Alberto López Alonso

      13....... Lubina dos................................................. Luis Laguardia Pérez

      14...... Lubina tres......................................... Cristina Ferreira Portero

      15... Lubina cuatro........................................... Ousmane Diatta Gomis

      16.... Lubina cinco............................................ Rubén Díaz Palazuelos

      17...... Lubina seis................................ Ana Isabel Zambudio Álvarez

      18..... Lubina siete....................................... Ana Belén Méndez Gómez

      19..... Lubina ocho....................................... Alvar Azcona Fernández

 

Fiscal y Abogado

      20.......... Verdel........................................... Miguel Torrado Vinagrero

      21......... Salvareo.......................................... Gonzalo Ortega de la Vega

 

Pajel y Jurado

      22............ Pajel............................................... Noemí de Tomás Tocornal

      23... Lenguado uno.................................... Ixone Santamaría Martín

      24... Lenguado dos................................... Sandra San Román Posada


      25 Porretano portavoz............................. Claudio Da Silva Ferreira

      26...... Porretano................................... Fernando Sánchez Martínez

      27. Barbo portavoz................................................ Soraya López Pérez

      28........... Barbo.............................................. Gaizka Gutiérrez Sánchez

 

Testigos

      29.......... Bonito........................................................ Aarón Ruiz Antolín

      30........... Jibión........................... José Antonio Gutiérrez Bengoechea

      31......... Paparda.................................................... Elena Redondo Pérez

      32........... Pulpo................................................................. Jaime Ruiz Vigo

      33.......... Ballena......................................................... Laura Alonso Vega

      34......... Tiburón................................................... Abraham Pérez Leiva

      35...... Pez Espada............................................... Felipe Lavín Gutiérrez

      36............ Gobio.......................................... Juan José Laguardia Zabala

      37........ Cabracho............................................. Roberto Castillo Álvarez

      38......... Merluza........................................... María Jesús Hoya Asarta

      39............ Mero......................................................... Diego Diego Coterón

      40............ Julia....................................................... Ana González Parcha

      41.......... Bocarte.......................................................... Aram Diego López

      42....... Chicharro............................................... Benjamín Valle Fuertes

      43......... Muergo....................... Manuel Ángel Román San Emeterio

      44........ Tortuga............................................... Patricia Velasco Montes

      45........... Ostra........................................................... Mar Horna Zabala

      46......... Almeja....................................................... Lorena Sánchez Teja

 

... y...

El Reo

      47........ BESUGO........................................................................... Eloy Ortiz

 

... además...

 

      48........ Director......................................... Daniel San Emeterio Nava

      49 Ayuda en escena uno................... Juan Pedro Castillo Quintana

      50 Ayuda en escena dos............................. Marian Cobo Belaustegui

      51...... Apuntador............................... José María Lusares Rodríguez

      52 Iluminación y Sonido........................... Alfonso Gutiérrez Cazorla

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Peña “Los Rayitos”